Thursday, December 03, 2009

SENSACIONES
- Dicen, que en el toreo no es todo oro lo que reluce, ni el mismo vestido de luces bordado con hilo fino de oro, ni los repujados alamares, ni tan siquiera, las lentejuelas que completan el adorno del traje-. “Cuando hace unos días, volví a ver un añejo reportaje de Ortega Cano tras anunciar que aún le queda una temporada más, y que, un nuevo apoderado, junto a algún amigo incondicional, decidían poner broche – ya por tercera vez- a una carrera, que hace muchos había terminado”. El caso es; que sentí la amarga sensación, de que su vestido ya no brillaba. Al mismo tiempo, evocaba recuerdos sobre el toreo que desplegó profundo, sincero y de exquisito temple. Y recordé, al Ortega de sus tardes enormes y gloriosas.
Abatido por la tristeza – al enviudar -, ha querido mostrarse de nuevo ante los públicos, pero lo cierto es que ha sido un lamento,- metido en una vorágine de vomitivo, empalagoso y caricaturesco serial televisivo-. Ante esta fanfarria, sus allegados y familiares deberían advertirle de la pobre impresión que esta causando, (puede ser un final aún peor) que se esta reduciendo a muy poquita cosa, que no se puede estar en el toreo por pura ficción, que el publico aún respetuoso, tiene – como tengo yo -, la sensación marchita, de quien ha perdido su estima, su orgullo y, tan solo pasea su nombre, y con el suyo, el de Rocío. ¿Cómo no recuerda Ortega lo que le costo salir del atolladero?; los años duros que paso hasta aquella tarde en Madrid, donde por fin “rompió” ante un bravo cárdeno y aquello le dio, lo que siempre da Madrid, prestigio y contratos seguidos, que aquel torero de desmedida afición bien aprovecho, sabiendo que en cada paso, en cada pase y en cada plaza, tenia que ir en derechura, pasarse de cerca los pitones, so pena, de volver a su puesto de melones, un oficio más fácil, pero de poca gloria, fama y reconocimiento…Confieso que todo esto; cuando se trata de un torero, que en sus mejores años fue ejemplo, luz y guía para aquellos otros jóvenes aspirantes de esta zozobrante carrera, me produce tristeza y la vaga impresión de un torero, un hombre solo, apagado, que ni siquiera desde su puesto relevante de figura, pueda valerse de la ocasión de enviudar, con el fin de despertar pasiones populares adormecidas. ¿Quién fue capaz de seducirlo, para que comenzara un nuevo ocaso?


Fermín González- comentarista onda cero radio Salamanca

1 Comments:

Blogger PEPE SALAZAR said...

entradas jose tomas olivenza va a ser la corrida de la temporada. Aprovehcha este oportunidad.

3:11 AM  

Post a Comment

<< Home