Thursday, March 16, 2017

LA OTRA PUERTA

AL HILO DE LAS TABLAS


¡LA OTRA PUERTA!

            -“Es muy cierto que: No pocas veces es posible pronunciarse sobre el porvenir de un torero,
hasta que este no haya sufrido su primera cornada más o menos seria, puesto que la misma será el punto de partida de su verdadera carrera-“. También es cierto, que quienes han resistido, quienes han dominado sus miedos, quienes son capaces de olvidar que un día y otro fueron zarandeados, volteados de mala manera campaneados o corneados de más o menos consideración, son aquellos que, tienen asumido, que una tarde cualquiera puede llegar la cornada. Igualmente tiene sello de certeza qué; entre los toreros unos se duelen más que otros, en esos momentos de angustia y sufrimiento. – Claro que, algunos conocemos, que han hecho la carrera sin apenas percances, lo cual ha sido una excepción -. La cornada para un torero, es sin duda la búsqueda del equilibrio, es lo que será el antes y el después de caer herido. La cornada, te para en seco, y te obliga a reflexionar sobre el porqué de lo ocurrido, a recapacitar, a pensar y decidir sobre los errores y desaciertos cometidos, no tan solo esa tarde, sino también en otras en que estuvo a punto de ser cogido. Pero sabe además el torero, que ha elegido una profesión de riesgo, y que la cornada es el tributo del triunfo, es el pago al contado con sangre propia, que siempre se mantiene en el recuerdo, porque en esa esencia de riesgo y emoción se sustenta la fiesta.
            La carne desgarrada de la herida, la zurció él “galeno”, pero el torero mira su traje destrozado, hecho jirones, inservible y se pregunta sobre los avatares y zozobras que ha de pasar antes de nacer a la fama, la gloria y el reconocimiento, incluso cuando esta ya se ha logrado, el paréntesis hospitalario dibuja un mapa de contenida rabia e incertidumbre. ¡Ahora que estaba en mi momento dulce, y estar en todas las ferias!, se lamenta: Está seguro de su curación, de su temple, no sabe cuando le darán el alta, pero ha de estar preparado. No es el gesto tan solo de un joven torero. Es un gesto natural de un torero de casta, y pocos de estos se duelen de sus heridas, de sus insomnios, de los zarpazos de la fiebre. Todos cuando caen heridos en el ruedo hacen el mismo y triste comentario. “Voy a estar sin torear...” El más grave daño es ese, no poder torear en un tiempo. Lo están llevando a la enfermería y su pensamiento ya va dando tumbos, girando alrededor de la amenaza siempre terrible para un torero de casta. ¿Cuánto tiempo estaré sin poder torear?....-


            Fermín González- Salamancartvaldia.es      (blog taurinerías)                                                   

Thursday, February 23, 2017

LENGUAJE EN TAUROMAQUIA

AL HILO DE LAS TABLAS

EL LENGUAJE DE LA TAUROMAQUIA
            Dentro del impresionante caudal, que representa la historia de la tauromaquia. Es sin embargo, por medio de la palabra, lo que más nos acerca al exhaustivo conocimiento. La palabra permite las expresiones, la capacidad de sugerencia, permite el lenguaje de uso cotidiano, de forma que llega incluso, para aquellos que no conocen el mundo de los toros, ni siquiera simpatizan con el.


            Decía el viejo profesor Tierno Galván. “Nada explica mejor la importancia social de la Fiesta, que el conjunto de significaciones que traslada e incorpora al lenguaje”. La palabra se impregna de sentido vital del acontecimiento, y es evidente, que esto ocurre por su historia, su cultura y enorme vigencia social.
            En la prosa taurina, lo tradicional es el uso de metáforas que, a veces han podido parecer originales y extrañas, pero que,  se  han quedado asentadas en nuestra habla cotidiana. Y es corriente, que frases de especifico carácter tauromaco hayan trascendido al habla vulgar. (“Derecho al toro”), no es solo una reivindicación de la afición, es también la más nítida metáfora en el cotidiano lenguaje. Nada como ir derecho al toro, para resolver el apasionante reto de sobrevivir cada día. Y, así podemos ir precisando con mayor o menor gracia y sentido de la oportunidad, las situaciones imaginables que puedan darse en una convivencia, así como en sus distintos roles, masculino o femenino.
            Para referirse a cosas, comentar hechos y para subrayar motivos que nada tienen que ver con los toros, se acude a aquellos “dichos”. Por ejemplo: Cuando decimos de alguien que presta ayuda, suele decirse (“echar un capote”), entendemos perfectamente,  que, es hacer el quite en un momento de apuro o peligro. Lidiar y bregar, son verbos concretamente relacionados con la tauromaquia, pero apreciamos como se emplean en otro tipo de actividades o posiciones de la vida. (“Quedo para el arrastre”), se dice de quien enfermo no levanta cabeza .(“Brindar al sol”) = demagogia o efectismo.(“tiene buena mano izquierda”) = que señala y pondera habilidad, destreza, maestría.(“coger al toro por los cuernos”), (“capear”), (“pinchar en hueso”), (“suerte y al toro”),(“cambiar de tercio”), la cita seria inacabable. Y así sucesivamente podrían citarse muchas frases y expresiones, que han sido trasplantadas, del léxico privativo de los toros, a la vida cotidiana. Saludo, homenaje, nobleza, honor, grandeza, valor, linaje, estirpe, casta, raza, gallardia etcera. Son palabras que forman parte y se mezclan, de ordinario contribuyendo además, a que muchas de ellas, se mantengan con fuerza en nuestro habla habitual.
            Y ella acredita la fuerza y el vigor popular que lo relacionado con la fiesta de los toros, se refleja en la presente utilización de expresiones de específico carácter, para otras comparaciones o citas. Ha de reconocerse que en pureza de lenguaje, se ha manifestado siempre a gran altura, poniendo un celo exquisito, no corriente en otra actividad. Hemos de tener muy en cuenta que la tauromaquia es cultura. Tauromaquia es más que unas cuantas faenas, más que unas cuantas ferias y más que unos cuantos- toreros. La tauromaquia, su argot, su vocabulario, sus formas vivas, sus expresiones, son aun hoy en día parte de nuestro entendimiento. De esta diversidad de expresiones que demuestran un interés en cada una de las épocas por las que trascurre la tauromaquia, todo ha sido recogido y perpetuado, pues a demás de la palabra, podemos acercarnos a la pintura, donde no solo podemos observar el retrato de aquella figura sobresaliente y popular, sino que esta se desarrolla en todas sus facetas, tal y como ocurre con el grabado, hoy con la fotografía, así como en la escultura en todas sus variantes, la forja, la piedra el granito o el bronce. Pero también es muy cierto, que en muchas expresiones artísticas, las exageraciones, frases hechas y términos metafóricos son bien taurinos. (Esa es su riqueza cultural). ¡A QUE SÍ!...
           
            Fermín González.- comentarista- salamancartvaldia. (blog taurinerias)
                                              
                                                                      

                                               

Thursday, January 26, 2017

¡LAGARTO... LAGARTO!

AL HILO DE LAS TABLAS
¡LAGARTO… LAGARTO!
            -Siempre que, se les ha preguntado a los toreros, si tienen miedo a la hora de enfrentarse al toro, es muy raro encontrar alguno a traves de la historia que tajantemente haya negado tal temor-. Esta incognita, no es tan solo patrimonio de los que se visten de luces, pues al igual que en otras profesiones, sobre todo en aquellas, en que haya que enfrentarse al publico, el miedo y el temor están latentes en nuestra vida. Pero sin salir de los limites de la tauromaquia, diremos que:
Unos sienten miedo sobre todo a la incógnita del toro, otros al fracaso, también al publico y hasta de si mismos, el miedo a tener miedo.
A cuantos toreros no habremos visto que han expresado tal miedo, que no ha sido posible ocultarlo, que se han sentido dominados, agarrotados, impotentes de superar y domeñar esa angustia, de sentir una sensación que pudiera parecer irracional y al mismo tiempo tan humana.
Al aficionado le resulta casi un insulto, cuando adivina como un torero cambia de semblante, anda inquieto, desencajado, huye y corre y hasta lo ve temblar. Y sin embargo, es el sentido más agudizado y humano que el torero ha de vencer y, esto en muchas ocasiones escapa al gran público, que no razona sobre el enorme esfuerzo que supone para el hombre vencer la sinrazón y al mismo tiempo darle satisfacción a miles de cabezas y ojos que escrutan si has podido superar el miedo.
Ha sido cosa de todos los tiempos que el aficionado, intentase enterarse sobre el momento que resulta más penoso para los lidiadores. Cada torero ha dado su opinión respecto a ese asunto. Lo que falta saber si efectivamente han sido sinceros.
Algunos han dicho, que las mañanas antes de la corrida; otros el momento del paseíllo, otros, los más, que la salida del toro que les corresponde, sobre todo si es el que abré plaza. Como pueden ustedes ver, un sinfín de respuestas que solapan un tanto los temores y los miedos de los toreros, que como hombres responden a una forma muy reflexiva y humana. Que tengan miedo, aunque no puedan, ni deban expresarlo en la plaza.
 “ Le preguntaron a Cuchares sobre el miedo y respondió. (Pues veréis Uds., en el momento que suenan los clarines, la mayoría de los toreros no saben donde se han atado la faja”).
La superstición es hija de la flaqueza humana, una especie de enfermedad del espíritu. Es tan antigua como el hombre, o quizás tanto como el lenguaje mismo.
Hay personas, que dicen para nada ser supersticiosas, a pesar de creencias arraigadas que difícilmente se sustraen al influjo de estos vestigios. Pero lo cierto es que, todos dudamos un momento, incluso, nos espantamos ante lo desconocido, o bien nos ponemos a la defensiva cuando surgen los momentos angustiosos.
Los toreros como personas, y que además han de luchar y presentarse al juego de lo desconocido, no son ajenas a esta cultura de las flaquezas humanas, al rito litúrgico se le une la preocupación de tener que defender su nombre y su prestigio. Asusta pensar, que un hombre pueda sufrir tan perniciosas influencias, sobre todo si se tiene en cuenta el numero extraordinario de “Gafes” que de forma casual o deliberada, se pueden reunir cualquier tarde en un coso taurino. Así refleja la historia, y puede comprenderse que algunos coletudos a pesar de sus agallas, temblaran ante la posibilidad de un gafe, porque no es chico enemigo ese que, con su fluido maléfico pueda encenizar de golpe la vida y la hacienda de un torero entre los cuernos de un toro. Recurrir a una extraña colección de amuletos, talismanes y estampas con objeto de expulsar malos espíritus, así como otras precauciones en materia de los objetos que circulan alrededor de los matadores, son interpretaciones que para algunos decide la suerte de la tarde
Atribuíamos al gitano particularmente en cosas de toros la preocupación supersticiosa. Su raza prodiga en hechicerías, adivinaciones y artes mágicas, se nos ha presentado siempre como el depositario más firme de las supersticiones, nacidas sobre todo ante el enigma de la muerte y el espantable aparato de las fuerzas naturales desatadas. Sin embargo podemos comprobar que por el hecho de ser gitano no es patrimonio suyo la superstición, y, que todas las razas humanas conservan en los bajos instintos del espíritu estos sentimientos.
En el mundo taurino, y hablando de supersticiones son sobradamente conocidas las famosas espantas” del Gallo o Cagancho, superstición graciosa y gitana por las que se caracterizaron estos famosos toreros, (más de un revistero de la época dijo de ellos) ¡hasta para salir por pies tienen arte! También es cierto que tanto hoy como ayer, se le preguntaba a los toreros si son supersticiosos y estos contestaban con un – no, o,  un  sí, a medias, en cosas banales, sobre el color del traje, el pié al levantarse, o los tópicos del gato negro, la escalera, el día trece, etc., etc. Pero esta claro que la causa de la tragedia se deriva de las malas condiciones del toro, de la ruda presión del público y de la ciega temeridad del torero.
            “Mala pata, dijo Maoliyo el Espartero cuando la berlina cascabelera que le llevaba a la


plaza en la tarde del 27 de Mayo 1894, se cruzo con un entierro”. Y mala pata, se le oyó murmurar cuando salió por toriles el toro "Perdigón" de tan funesta memoria. ¡Presentimiento! ¡Quien sabe!. Espartero decía no ser supersticioso veinte minutos antes.  Claro que- Aquella era otra Fiesta-.
           

            Fermín González Salamancartvaldia                         (blog taurinerias)

Thursday, January 12, 2017

DINASTIA LOS CHOPERAS

AL HILO DE LAS TABLAS
DINASTIA LOS CHOPERA
No han sido tan solo los toreros los que han influido en sus descendientes, hijos, hermanos o parientes, también como veremos entre los empresarios, se da este fenómeno, y me lleva esta curiosidad, a entender y saber algo más, de los que siempre se conocieron en el mundo taurino como “La Casa Chopera”.
El primer Martínez, o sea el primer “Chopera” fue Don Severino, que por entonces llevaba, cuadras de caballos, y sus contratas por las plazas, eran tiempos donde aún se picaba sin el peto, y ya medianamente acaudalado comenzó a organizar algún festejo, en una plaza emblemática para las siguientes generaciones como lo fue la francesa de Mont de Marsan, pero allá por el año 20, del pasado siglo, se despeño en la localidad de Jabalquinto (Jaén), dejando viuda a Ángela Elizondo con sus hijos Manuel, Antonio, Carmen y Pablo Martínez Elizondo, seria este último quien toma el testigo, llevaría las riendas del negocio, y  pondría en la cima del éxito a esta familia de empresarios, en sociedad con los hermanos, que cambian el rumbo,- con la llegada del peto-, de las contratas de caballos, a organizar festejos. Y donde Don Pablo, la nueva cabeza del clan, tiene una visión y capacidad empresarial que logra entrar en las plazas importantes, volviéndolas a llenar de interés con audaces carteles, son llamados para llevar Bilbao, Logroño, entran en el Condominio de Salamanca construyen  Badajoz, y dominas las plazas francesas de Marsan, Eauze, Bayona, Hagetmaut, Toulouse, incluso se acercan a Nimes y la Maestranza sevillana en 1958.
Don Pablo, crea un fuerte mapa empresarial con el que construye un futuro para las siguientes generaciones. Había contraído matrimonio con Luisa Flamarique, y de este nacen Jesús, Manuel que será el próximo Don… Carmen y María Luisa, algunos ya fallecidos como es conocido. Del otro hermano de Don Pablo, (Manuel) son los Martínez Uranga Antonio y Javier, primero socios de Manolo Chopera, y luego los también llamados los “Chopera Chicos” o los “Choperitas”.
Como empresarios hubo anhelos no logrados, como fue la desaparecida plaza del Chofre en San Sebastián, aunque si llevaron desde sus inicios  la nueva de Illumbe, que también ha dejado de dar toros, por los “enjuagues” políticos tal como ocurrió en Barcelona,- aunque en esta primera se han vuelo a reanudar las tardes de toros, en su semana Grande de San Sebastián-; sin embargo están presentes en no pocas plazas americanas, cuando ya estos se habían consolidado como grandes empresarios y se apoyaron en el apoderamiento de grandes figuras del momento Ordoñez, Camino, Aparicio, Cordobés, y esto termino de darles una fuerza enorme, de echo en las temporadas americanas todo el toreo, y todo el ganado que se embarcaba, llevaban el marchamo de los Choperas. En esa fuente de riqueza llegan las fincas, ganaderías y otras fuentes de inversión, cuestiones que acrecientan el poder y el entramado taurino.
Pero esta familia es una cadena bien engarzada, y al fallecimiento de Don Manuel, le suceden sus hijos Oscar Y Pablo, que como no podía ser de otra manera han seguido aprendiendo, todos los resortes, todas las practicas, así como también una continuación de la vocación, quizá más alejada de lo que fueron sus antecesores, aunque solo sea por este mercantilismo puro y duro que desde unos años atrás está presente e imperando en la sociedad; y como no, en el mundo taurino.
Pero siguiendo con esta dinastía, se significa con la muerte de Don Pablo por los años
70, coincidiendo con otra crisis taurina, donde hubo mucho que aguantar y saldada con fuertes pérdidas, los Uranga reconocen el liderazgo de Manolo Chopera, y al parecer las familias siguen en magníficas relaciones, aunque en algunas ocasiones, por mor de sus intereses, haya podido parecer, que era todo lo contrario, tal como en esta nueva etapa en la que se nos anuncia que por unos años esta plaza de Salamanca, será gestionada por los Choperas, Oscar y Pablo, que por cierto, estos ya tienen en sus gestiones por las plazas, otra nueva generación, que ya se deja notar por las mismas. Esperemos que unos y otros evoquen los recuerdos de sus antepasados, y saquen de esta recesión la tauromaquia, aquellos ya lo hicieron en su momento, ahora toca poner el ingenio, las ideas, para levantar una Fiesta endémica, alicaída con falta de ingredientes suficientes para llevar de nuevo el público a las plazas. Si no puede esta dinastía empresarial… veremos que pueden hacer los demás.-
Aunque al término de este artículo, aparece la sorpresa,  que será una empresa mexicana, la que  llevara las riendas de esta Glorieta, al parecer por los próximos veinte años. Si les soy sincero, les diré, que nunca pensé, que la dinastía “Chopera”, dejaría sus plazas en otras manos… Como cambian los tiempos… ¡Si alguno de ellos levantara la cabeza!... Esperemos la próxima Feria, para ver como corre el “galgo”…


Fermín González- Comentarista- salamancartvaldia.es    blog taurinerías

Saturday, December 17, 2016

2017 AÑO DE ESPERANZA

AL HILO DE LAS TABLAS
2017 AÑO DE ESPERANZA
A nuestros lectores, tan generosos con este diario, tan fieles a la cita constante con sus páginas. A¡MUCHAS FELICIDADES! Y especialmente, nuestros deseos de un 2017 lleno de venturas y de prosperidad.
nuestros anunciantes, que confían en la eficacia de esas mismas páginas como vehículo transmisor de la bondad de sus productos. A nuestros compañeros de Prensa, sin excepción, sin limitación alguna a los medios de comunicación de toda clase. A todas las gentes del toreo, a quienes componen ese complejo mundillo (o mejor, mundo, sin diminutivo) en el que juegan tantas ilusiones, tantos intereses, tantas ambiciones, tantas sensaciones contradictoras e importantes. A todos nuestros amigos, los que lo son y, los que no quieren serlo. A cuantos puedan leernos en este primero del año
Ha sido 2016 un año difícil para España a todos los niveles, tras un año sin gobierno, un despropósito en los partidos políticos, y una maraña de corrupción, que se está dilucidando en los tribunales, con todo esto el pueblo llano considera que es el tiempo de la Justicia, la que debe lograr la confianza de los españoles, que esperan este primer año de gobierno, con mucho “Mestizaje” en el parlamento, sea el primer año del gran cambio. Las incógnitas abruman a los ciudadanos, de este país, que con  serenidad, y esfuerzo colectivo tras estos años críticos, han ido remontando con decorosos resultados. Probablemente se ha llegado más lejos de lo que podía esperarse y, desde luego, dentro de un orden y una tranquilidad  menos alterada, de  lo que cabía esperarse. Aunque inevitablemente  en cuestiones de comunidades con exigencias de proporciones delicadas, los retos que se presentan son de calado superior, y mucho tendrá que aplicarse la política, y los poderes públicos, para poner orden sin llegar a extremismos, es también la hora del dialogo, de la razón y del pacto trasparente, gobernar de cara al pueblo, no con la ocultación,  la opacidad y el engaño,  como hemos vivido;  a la vista de estos doce meses, que se aproximan, debemos mantener esperanza que 2017 permitirá a los políticos culminar sin traumas ni enfrentamientos, la democratización verdadera y total  del sistema político, que este pueblo, y ellos mismos hemos escogido como fórmula en que asentar la  convivencia y desarrollo en prosperidad.
 Por otra parte, la Administración continuo inhibiéndose del tema taurino, sin querer afrontar, siquiera fuese parcialmente la solución de los graves problemas que el sector (como ahora dicen) tiene pendientes y que sólo cabe paliar con medidas que nazcan del propio Gobierno y las Comunidades Autónomas. Como excusa a esta indiferencia de los poderes públicos respecto de los toros, comprendamos que ha sido un año cargado de gravísimos temas que con toda lógica han ocupado su atención preferente. Pero la excusa (cierta en este caso) no puede mantenerse años como así ha ocurrido. Si, como esperamos, 2017 ofrece ya abiertos los caminos, sin erosiones graves, nuestras exigencias a la Administración en nombre de la Fiesta Nacional, se harán tan acuciantes como implacables. En el terreno puramente artístico, pocas novedades, tras la aparición de Roca Rey, malogrado al final de la campaña, varias alternativas de jóvenes toreros a la espera de la próxima campaña, luego,  el mantenimiento de prestigios ya conocidos de sobra, que ni el tiempo  ha podido erosionar, entre otras razones porque apenas ningún nombre nuevo ha aparecido con capacidad bastante para desbancar a los que llevan años encaramados en los primeros puestos. Para bien de los aficionados, confiemos en que 2017 ofrezca esa renovación de figuras, que resulta doblemente deseable; porque los nuevos aportan siempre el interés de su inédito valor y porque, apretando a los consagrados, logran que estos salgan de la cómoda molicie y acepten el reto. O se vayan, que tampoco es mala solución en algunos casos.
En fin señores, esperemos que tanto en las soluciones políticas, como en las taurinas, arrancaremos con esperanza y el mejor de los ánimos, este 2017, a todos muchas felicidades.


                Fermín González Salamancartvaldia.es                                (blog taurinerias)

Monday, November 14, 2016

HISTORIA CULTURAL TAURINA DE BARCELONA


AL HILO DE LAS TABLAS
 HISTORIA CULTURAL TAURINA EN BARCELONA
 Barcelona, verdadero emporio de España, perla del Mediterráneo como la titulan sus cronistas,
 
 grandiosa en todas sus manifestaciones tanto artísticas y literarias como industriales y mercantiles, no podía dejar de serlo en lo que al espectáculo taurino se refiere, siendo de ello pruebas patentes la esbelta Plaza que con el nombre de «Arenas de Barcelona» existe; -transformada en su interior pero manteniendo su arquitectura-una joya que, heredan del paso de la misma por la tauromaquia; la prensa taurina compuesta de inteligentes críticos cuyas atinadas e imparciales reseñas fueron el fiel reflejo de aquellas fiestas, la afición del público que acudía a las corridas demostrando siempre  sensatez, y cultura. Para mí,- humilde comentarista- no podían pasar desapercibidas tan elocuentes manifestaciones; del pueblo catalán por el mundo de los toros, y queriendo contribuir con mi grano de arena, que encierra a si mismo, una profunda admiración y verdadero entusiasmo por Barcelona, en cuyos habitantes reconozco dotes de inteligencia y actividad no comunes a todos los pueblos. Como ciertos trabajos no se improvisan, mucho más si con la estadística se relacionan, para formarlo, he consultado las revistas publicadas, completando los datos con informaciones particulares acerca del desarrollo que la fiesta llamada Nacional ha tenido en Barcelona.
 En la contienda literaria habida entre los apologistas y los detractores de las corridas de toros, se han mantenido  los últimos, apoyados por unas docenas de políticos manipuladores de todo aquello que tenga raíces españolas, y que no pueden evitar; una falsa argumentación íntimamente relacionada con la Ciudad Condal. Presentando con verdadera magnitud la barbarie del espectáculo, han expuesto, que el pueblo catalán alejado en absoluto y refractario de las costumbres de España, dando una prueba de cultura y adelanto, había sido siempre opuesto a la celebración de corridas en su demarcación. Tan peregrino argumento está rebatido con la enumeración de hechos históricos: en primer término, el pueblo catalán nunca fue dado a  esa separación del resto de España que por muchos se imagina y su cortesía y afabilidad las enumera ya el inmortal Cervantes cuando al tratar de aquél, dice «que es archivo de cortesía, albergue de los extranjeros, hospital de los pobres y correspondencia  grata de firmes amistades», y por si tan elocuente testimonio no bastara, lo es muy significativo el trato especial del catalán con el forastero que a Barcelona acude… ¡Que las corridas de toros han tenido siempre en Cataluña la favorable acogida que en el resto de España, lo demuestran multitud de hechos de los que sólo he de mencionar los más importantes!... El Conde de las Navas, en su interesante obra. El espectáculo más Nacional, queriendo rebatir a un apasionado detractor de las corridas de toros el señor Vargas y Ponce, cita el dato de haber reprendido el ¡monarca visigodo Sisebuto al obispo de Barcelona, Eusebio, por su desmedida afición a las lides taurinas, dato que inserta en su España Sagrada, tomo VII, pág. 326, el Padre Flores, y que está confirmado por el erudito académico señor Hinojosa. Caballerías catalán Tirant lo Blanch, compuesto en el siglo XV, se mencionan corridas de toros,  y, a la posteridad ha pasado el famoso corre bou el día de San Juan. En 1554,  se celebran corridas de toros en Barcelona organizadas por el Virrey don Perafan de Ribera: en 1601 y 1629, tienen lugar dos corridas Reales; en 1733, se dan corridas en Reus con toros traídos de Egea en celebración de haber extendido ¡Clemente XII el rezo de San Bernardo a la diócesis de Tarragona; y por último, en 1754, el Marqués de la Mina organiza también dos corridas de toros con motivo de la dedicación del templo de la Barceloneta.
En años posteriores, el inteligente crítico señor Carmena y Millán, al tratar del Periodismo taurino, consigna el hecho de existir en Barcelona 24 revistas ocupando esta población el tercer lugar después de Sevilla y Madrid que figuran con 97 y 56 respectivamente. El arte tipográfico ha cooperado también a la propaganda de las corridas de toros, como lo prueban los excelentes trabajos hechos por Tasso, Miralles, Thomas y Lucena. También en el |teatro catalán tiene su representación la fiesta taurina con la chistosa comedia Toreros  de invierno, del ingenioso escritor señor Ferrer y Codina, y por último, el entusiasmo que reina por dicho espectáculo, lo prueban la tentativa en 1897 de fundar en Beti-Jai una escuela taurina y la formación de diversas cuadrillas de señoritas toreras, entre ellas la organizada por el inteligente aficionado señor Armengol, a cuyo frente figuraban Lolita y Angelita con el general aplauso de cuantos públicos presenciaron su trabajo tanto en España como en los países de América. La afición se ha mostrado siempre latente en la antigua plaza de la Barceloneta construida en el año 1834 y hecha de fábrica en 1887, y por último, ha llegado a tener grandiosa manifestación con la moderna plaza de las Arenas, circo taurino quizás el más hermoso de España. A la que se sumo la Monumental barcelonesa, cuna de la tauromaquia en España, con una identidad y reconocimiento, superior dentro del mundo taurino, unido a su  arte, al valor a la historia y, al simbolismo español. Bastante más pudiera aducirse, pero lo consignado es suficiente para demostrar que las corridas de toros en Barcelona, es fiesta arraigada y admitida con beneplácito desde remotos tiempos. Claro que; muchos se suben a las tribunas con el fin de argumentar cultura, apelando a sus más profundas raíces históricas, y  demuestran un vacío, y total desconocimiento… Allá ellos tu…


                Fermín González Salamancartvaldia.es              (blog taurinerias)

Wednesday, October 26, 2016

UNA FLOR, UN RECUERDO, UN RESPETO

AL HILO DE LAS TABLAS

 UNA FLOR, UN RECUERDO, UN RESPETO
Cuando Noviembre llega, y el otoño hace sus estragos, y, en las dehesas del campo charro se van sucediendo los herraderos que marcan a las reses con candente hierro, en ese ritual duro e inevitable. Es un bautismo de sangre y fuego, que se fragua donde vive el bravo. También en otoño, se vive en todos los hogares españoles, un recuerdo, una oración, un ahogado suspiro evocando a nuestros familiares y amigos desaparecidos
Uno como aficionado, tiene un recuerdo, para aquellos que cayeron en los ruedos. Es la suya, una muerte bella y trágica, que añade nuevos y legendarios perfiles al patetismo que todo transito lleva consigo. Los toreros que mueren así, en la plaza, adquieren ya la credencial para entrar en el romance. El espíritu popular y novelesco hermanó siempre a la Fiesta y a la muerte; y en ese espíritu solo adquieren vigencia los diestros que caen en la arena frente al toro. En definitiva, para el alma imaginativa de los públicos taurinos - de todos los públicos en realidad - supervive mucho más el torero, que encontró esa forma de muerte. No importan demasiado, la calidad del arte, los valores auténticos del modo de torear, la personalidad, el estilo. Lo que queda por encima de todo esto; es, aquella dramática belleza de la muerte frente al toro. Por ello entran más en el romance, aquellos que se entregaron a la cita, que la muerte le ha hecho en el ruedo.
Ahora, al empezar Noviembre, se aviva el recuerdo de los nuestros, también para un aficionado que visite el Campo Santo, son evocados nombres, figuras, circunstancias... Aquella tarde en Talavera... Aquel día en Madrid... Aquel día en Linares... La tarde angustiosa de Pozoblanco... De la Maestranza… Colmenar…y más cercana aun  Teruel… o ese recóndito pueblo de Mexico… etcétera.
Se mantiene este recuerdo, porque esta abonado con sangre, y porque en esa esencia de riesgo, emoción y romance se sustenta la razón de la Fiesta. Incluso la de hoy, esta cimentada en la trágica historia, en el romanticismo, en las luces y en las sombras, aunque muchos lo ignoren. Porque bien sabe el torero como hombre, que puede caer mortalmente herido en el ruedo, y para ello es preciso que el torero este preparado, como a lo largo de la historia han demostrado muchos de sus protagonistas para ese momento final, para esa otra hora de la verdad, dolorosa y cruel. Haciendo buena la afirmación: “Morir gloriosamente es una bendición de los dioses”.Según el poeta griego Esquilo, padre de la tragedia. – Para, los que tuvieron oportunidad de que así fuera, como para, los que no forman parte de la leyenda -  Dediquemos un día a su recuerdo.


            Fermín González.-  Salamancartvaldia.es           (blog taurinerias)